viernes, 7 de febrero de 2014

♥ Como perder un cliente en menos de un minuto

 
 
Después de infinidad de decepciones y tomaduras de pelo en los últimos años recibidas por parte de diferentes tiendas y empresas que ofrecen servicios, era inevitable que acabara explotando y me animara a compartir con vosotras mi experiencia personal, además de mi percepción de cuáles son los motivos por los cuales dichas entidades que nos venden productos y servicios pierden en menos de un minuto un cliente que seguramente ya no volverá ni confiará más en ellos.
 
Desde que el mundo es mundo existe el comercio que comenzó a base de intercambios o trueques de productos y servicios; la oferta y la demanda fueron aumentando y las rebajas y descuentos también hicieron su aparición. El mejor comerciante cerraba la venta ofreciendo un producto de calidad a un precio justo. En la actualidad, todo esto sigue igual porque la compra-venta de productos y servicios es inherente al ser humano; sin embargo hay algunos matices importantes como las nuevas tecnologías que nos permiten comprar un producto al otro lado del mundo sin necesidad de salir de casa, podemos encontrar precios muy competitivos a cambio del objeto deseado, recibimos nuestra compra en bonitos y originales envoltorios, si se trata de productos de belleza nos colman con gran cantidad de muestras, si no estamos contentas con nuestra compra la podemos cambiar o devolver, en muchas tiendas nos encontramos con un personal muy amable y cortés que nos atenderá de la mejor manera.
 
 
 
Pero no todo lo que reluce es oro y también hay un lado oscuro en este fantástico mundo donde tanto nos gusta comprar. Aunque lo malo no es que exista pues como en todo hay cosas buenas y malas, lo realmente grave es que vaya en aumento y que las empresas, ya sean grandes comercios, tiendas pequeñas o tiendas on-line se piensen que somos unas consumidoras tontas y que como necesitamos los productos y servicios vamos a volver, pues NO señores, eso no va a pasar.
 
En cuanto a mi experiencia tengo que deciros que por normal general, nunca he sido demasiado exigente, ni pesada cuando acudo a una tienda, centro de atención de cualquier tipo, restaurante, etc. He sido amable y bastante condescendiente con las personas que me han atendido. Pero en vista de varias cosas que me han ido pasando, lo tengo más claro que nunca: Sino me tratan bien o pretenden tomarme el pelo, me voy a otro establecimiento que para eso hay una gran variedad donde elegir. A continuación comparto unas anécdotas...
 
Mala atención a un cliente consolidado

No hay peor cosa que una empresa pierda un cliente de muchos años, el cual por considerar consolidado y totalmente fiel, se descuide y se le dé un trato casi despectivo. Esta fue mi experiencia...

"Recuerdo haber ido a mi peluquería de cabecera, previa cita a hacerme el color y
cuando me sentaron en el tocador, le comenté a la peluquera que me había
tocado que si era posible que me hicieran además del color unas mechas?
como alguna vez había hecho anteriormente, pues a veces se te ocurren
cosas a última hora, pero recalqué:
sólo si era posible por cuestiones de espacio en agenda. La chica puso cara
de pánico y me dijo que esperara un momento. En seguida vino la dueña y me dijo:
Gladys, cuando pediste la cita no dijiste nada de unas mechas y por
tanto no está programado (con una mirada de esas que matan!) - el tono
y desaprobación hacia mi petición
fue lo más me impactó- . Y después de hacerme pasar un mal rato,
enviaron a otra peluquera que me hizo el color y las mechas que
yo había pedido. Sinceramente, habría preferido que con naturalidad me dijeran:
Gladys hoy estamos a tope y sentimos no poderte hacer las mechas,
pero si te parece te cogemos cita para hacerlas otro día.
¿A qué la cosa cambia radicalmente? Se puede decir no de muchas maneras.
No me levanté y me fui inmediatamente por educación. Pero las
horas que estuve allí se me hicieron eternas. Reconozco que no estaba
pasando una buena época, pues mi padre estaba muy enfermo y por eso la actitud
me sentó muy mal. Es importante que sepáis que llevaba yendo a esa peluquería
 6 años, de 3 a 4 veces al mes, compraba productos, les llevé nuevas
clientas. En pocas palabras me dejaba un buen dinero allí. Como ya os imaginaréis
ya no volví más! Y lo más probable es que la dueña nunca sepa por qué dejé
de acudir a su negocio".
 
 
Vender un producto exagerando sus atributos y ocultando información
 
Esto es algo que estoy segura nos ha pasado a casi todas, que por tal de vender un producto te dicen que hace maravillas y como tú confías en la persona que te lo está vendiendo caes. Estas han sido algunas de mis varias experiencias...
 
"Buscar un desmaquillador de ojos bi-fásico de una marca diferente para cambiar y
probar y que la consejera de belleza me asegure que aunque no es bi-fásico
retira las máscaras de pestañas más potentes y waterproof. Luego
llegar a casa convencida de que funcionará y descubrir que me han engañado descaradamente!"
 
"Que te vendan un producto de maquillaje haciéndote creer que pertenece
a la última colección de la firma en cuestión, pues les quedó de la del año pasado y tú como confías en esa persona te lo crees. Os aseguro que la desilusión de
descubrir unos días después por casualidad que te han engañado no tiene precio.
En este caso me tocó mucho la moral".
 
A continuación, en base a mi experiencia de haber trabajado durante mucho tiempo en comunicación, imagen de marca y atención al cliente y por supuesto como consumidora final afectada, os pongo un pequeño listado de los errores más comunes que comenten muchas empresas del tipo que sean y que generan una pérdida sin retorno de un cliente:
 
Tiendas Físicas. Aquí tenemos desde grandes almacenes, centros de estética, gimnasios, pequeño comercio, restaurantes, hoteles, etc.
 
1. Mirar de pies a cabeza a la persona que entra por la puerta y prejuzgarla por su imagen pensando que les hará perder el tiempo y no comprará nada.
 
2. Pensar que la clienta fiel que siempre viene a comprar a su tienda es la tonta de turno a la que se le puede vender cualquier cosa.
 
3. Cuando las dependientas ven entrar a su tienda a una clienta asidua, salir al asecho a recibirla y que no puedan disimular en su mirada el ansia de vender.
 
4. Intentarle vender al cliente una marca y un producto diferente al que este busca, quiere o necesita.

5. Ver entrar a una clienta al establecimiento y no hacerle ningún caso, al punto que dicha clienta tenga que coger el producto que quiere de las estanterías e ir ella misma a pagar directamente a caja.

6. Decirle a una clienta que se atiende por primera vez que tiene la piel muy mal, con arrugas muy marcadas o el cabello muy estropeado y que da miedo para que le compren sus productos. (Sin comentarios...). 
 
Para las perfumerías...
 
7. No racionar las muestras, que pareciera que cuando se les pedimos alguna les estamos pidiendo que nos perdonen la vida, que no se dan cuenta que la clave para vender con éxito es permitir probar un producto antes!
 
8. Cuando entreguen muestras a sus clientas, pongan un poco de mimo y no le den una muestra para piel madura a una chica de 25 años por ejemplo.

Tiendas Online. Son el boom del momento y tienen la  gran ventaja de que podemos comprar en cualquier parte del mundo y a cualquier hora.
 
1. No abusar con el coste de los gastos de envío de un pedido.
2. Cumplir con lo acordado en la compraventa y enviar el pedido completo y en el caso de que no fuera así por algún error, subsanarlo lo más pronto posible.
3. Contar con empresas de envío responsables que entregan los paquetes en el tiempo estipulado.
4. No bombardear a los clientes con correos diarios y masivos ofreciendo mil ofertas.
5. Ofrecer precios competitivos y atractivos.
6. No vender copias o clones de productos como si fueran originales.
 
Conclusiones finales
 
Posiblemente muchas de las cosas que se han mencionado en los apartados anteriores no son nuevas para vosotras y seguramente también tenéis anécdotas que recordar para la posteridad.
Para mi lo más importante de la entrada de hoy es dejar claro que los tiempos en los que las consumidores éramos muy conformes e inexpertas han pasado y que afortunadamente cada día hay más tiendas y opciones donde elegir y que las empresas que no lo comprendan y cambien sus políticas de venta y atención al cliente no van a durar demasiado en el mercado. Afortunadamente para nosotras cuando una tienda se cierra, al día siguiente se abren 10 nuevas y si quieren sobrevivir la clave está en dar un trato amable, correcto y sincero en el que la cliente se vaya satisfecho y con ganas de volver.

 



Por contrapartida y siendo justa también tengo que decir que hay tiendas y establecimientos de productos y servicios, donde la atención es excelente y da gusto volver y comprar que son una ejemplo a seguir.


Me encantaría que me contarais si ¿habéis tenido decepciones de este tipo? ¿Cuándo compráis un producto o un servicio qué esperáis de la tienda o establecimiento además de la calidad?

Espero que mi post de hoy os haya gustado y os haga reflexionar un poco sobre este tema. Gracias por leerme y por dejar un amable comentario que me alegra el día. Disfrutad del fin de semana!

Recordad que podéis estar en contacto conmigo también en:

 
 
 ¡Si la entrada os ha gustado y os ha sido de utilidad animaros a compartirla!

57 comentarios:

  1. de acuerdo en todo, yo tb he tenido experiencias engorrosas

    ResponderEliminar
  2. holaaa bonita!!!!
    la verdad que tienes razón como un templo de grande, hay veces que nos aprovechamos nosotras de según que cosas pero la gran mayoría es que se aprovechan y parece que no van viendo estas cosas que hacen que nos desagraden y busquemos alternativas.
    Me refiero a comercios y empresas que dan un servicio al publico en general, deben atender las cosas de lo que los clientes se quejan para poder mejorarlas y no hacer oidos sordos...
    FELIZ VIERNEEESSSS
    www.jugandoconeros.com

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Completamente de acuerdo contigo!! Vivo en Toledo, una ciudad donde la apariencia lo es todo, y donde estamos acostumbradas a que nos miren desde la suela del zapato hasta el último pelo de la cabeza, y eso por no decirte, que te atienden como si te estuviesen haciendo un favor. Cada vez compro menos en mi ciudad, lo hago por internet, o cuando voy a Madrid.

    ResponderEliminar
  4. Uff que razón tienes, a mi también me ha pasado alguna experiencia similar. La ultima no hace mucho, entré en una tienda a preguntar si tenían un producto y la contestación de la dependienta fue tan grosera que aunque lo hubieran tenido no lo hubiera comprado. Ni que decir que a esa tienda no vuelvo. Bsos

    ResponderEliminar
  5. Estupenda entrada Gladys! Me he sentido identificada en todas tus afirmaciones. Yo he trabajado de cara al público y he visto ambos lados. Hay una cosa que no soporto jamás y es la arrogancia del "tendero". Cuando piensan que perder un cliente no les va a suponer nada porque llegan cientos detrás que les van a comprar igual. Pues no es así la cosa, porque fidelizar un buen cliente es más importante y beneficioso para el negocio que tener dos millones de clientes que solo compran una vez. Un cliente fiel es la mejor y más barata publicidad para tu negocio. :) un beso. Feliz viernes!

    ResponderEliminar
  6. Yo la verdad es que no tengo tan malas experiencias, es más cuando entro a una tienda agradezco enormemente que no venga la dependienta a decirme que es lo que quiero y que me deje deambular tranquila por la tienda, si quiero algo ya lo diré, y cuando ha sido no he tenido ningún problema, es más tengo que decir que incluso en H&M, me he llevado vaqueros, me los he puesto, he visto que no me iban bien, he vuelto se lo he dicho sinceramente a la dependienta lo que había pasado y me han devuelto el dinero, así que en líneas generales no tengo queja, por Internet no compro mucho, pero si he tenido que devolver algo tampoco he tenido problemas.

    Respecto al tema relación peluquera-cliente, yo voy a la misma peluquería desde el año 2001 que es cuando la abrió, voy muy poco la verdad, cuando tengo que cortar, incluso yo me meto mucho la tijera al pelo, tengo buen pelo!!!! me dejo muy poco dinero en la peluquería, he tenido algún desencuentro con mi peluquera debido a que a veces lo que decimos y lo que interpreta la peluquera no es lo mismo, pero nada grave!!! la relación con mi peluquera es muy buena y amigable...

    Besos

    ResponderEliminar
  7. genial como siempre tu entrada Gladys, yo sólo quiero añadir como profesional que sabe que su mayor patrimonio es una clienta fiel que sería de agradecer que el cliente exprese claramente su queja, para que podamos explicarnos, corregir errores y solucionar lo que a veces pueda ser un malentendido, (nadie es perfecto, todos nos podemos equivocar). Por lo que creo que el cliente esta en su derecho de transmitir su queja y el profesional en su deber de corregir el error. Un beso y feliz fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  8. cuanta razón tienes!!en general no he tenido muy malas experiencias,pero si lo tipico de que parece que te están haciendo un favor solo por atenderte(pocas ganas de trabajar),o intentar encasquetarte algo con insistencia sin que tu lo quieras...en un restaurante ibamos sin reserva y preguntamos si habia sitio..nos dijeron que si,nos pasaron a la barra,hacinados,con otros cuantos pardillos alli esperando...al final me canse de esperar,pague los vinitos(esa es otra,que para esperar se iban lucrando con lo que ibamos pidiendo para matar el rato)y nos fuimos.Y encima,malas caras al irnos!

    ResponderEliminar
  9. Me siento identificada en muchas cosas, Gladys, no se si alegrarme o llorar.
    La verdad que no son demasiados los establecimientos que cuidan esas cosas, lo de que te miren de arriba para abajo al entrar pasa y mucho, o con cara de "con las pintas que lleva esta no comprará nada", se te quitan las ganas de seguir mirando y como dices no será por opciones. Tiendas físicas a las que soy fiel hay pocas, en muchas he tenido experiencias que te quitan las ganas de volver... en el tema de peluquerías a mi me hicieron una vez un corte que me dejó sin palabras, para mal, imagina (hace años y años) el pelo rizadísimo, ir a cortarte las puntas y que cuando se te seque el pelo te quede a menos de media melena, me cabreé tanto que jamás volví allí.

    Aunque creo que lo que más me molestó fue en Mac, dependiendo de la persona que me atiende así va la cosa, en Valladolid, por ejemplo, siempre me he topado con una chica encantadora, da gusto hablar con ella, tiene mucho tacto y recomienda de lujo. En cambio en otro sitio, tenía una sesión de estas que te dan gratuitas para maquillarte, así que pedí cita, acudí y nada más empezar la chica empezó a ponerme pegas, que bueno, que aquel tipo de sesiones eran un poco por encima, que si quería algo más a fondo me pagara un curso... de ahí no mejoró la cosa, me pidió opinión sobre si quería utilizar algo en particular, descarté tonos que tenía porque me gusta ver como me quedan otros, pues ni caso, me puso tonos que la dije que tenía, y como no quedó contenta, se pasó toda la sesión diciendo que vaya arrugas tenía en la zona de la ojera, que como no utilizara el contorno de "su" marca con los años sería peor porque se me notaban muchísimo. No te imaginas la cara de mi chico... A parte de que no quedé nada contenta con el trato y su falta de respeto (si no me fui es porque tengo más educación que ella), no me gustó nada el resultado, me veía rarísima... Desde ese día no he vuelto a comprar nada cuando veo que está esa persona, me incomoda mucho.

    Y ya, jajaja, tengo alguna anécdota más pero prefiero quedarme con las positivas.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejaba otro detalle, mi trabajo es en parte de cara al público y se que no siempre se tiene un buen día, pero la persona que llega no tiene la culpa y tratar a la gente con una sonrisa y buenas palabras no cuesta nada : )

      Eliminar
    2. Hola Diana, pues a mi me ha pasado muchas veces con algunas dependientas de Mac casi lo mismo pero lo fuerte de la pelicula es que me ha pasado en Mac diferentes uno en Palma de Mallorca y el otro en Milano (Italia), así que creo que cuando hacen la selección, los buscan con este perfil jejejej es broma! También he ecnontrado personas amables y muy competente, pero quería que supiera que a mi también me ha pasado lo mismo!! un besote

      Eliminar
    3. la verdad que es indignante que las clientas no sepan aconsejar o que directamente vayan de prepotentes que es eso de "pagaté un curso...." las ganas de currar de algunas deben de ser inversamente proporcionales a la gente capaz que hay en paro y que podría ocupar su puesto con muchas mas ganas.

      Eliminar
  10. Afortunadamente experiencias de este tipo he tenido pocas, pero sí, alguna ha habido. Y es una pena, la verdad. Recuerdo -eso sí- una vez en una peluquería, en Cádiz y me fui con un cabreo y más que nada, frustración.... qué terrible!
    En fin, que pases buen fin de semana guapa!
    Muaks!

    ResponderEliminar
  11. ME HA ENCANTADO ESTA ENTRADA GLADYS!! Seguramente no habrá personas que no se sienta identificada en todo los que has comentado y contado! Yo también he vivido algunos de estos episodios y muchas veces piensas que te pasa solo a tiiii pero nooo, hay miles de chicas que sufren una mala contestación, un engaño, mentiras o promesas sobre productos etc.!
    La verdad que cuando has contado lo que te pasó en la peluquería, me han venido ganas de llamar esta peluquera TONTA, sí tonta por haber perdido una clienta y no saber ni por qué!!
    Pues a mí me pasó con mi esteticista. Empezó con un trato muy exclusivo, con mimos, descuentos en tratamientos etc, en el último periodo, el trato cambió tanto que me preguntaba si me tomaba por TONTA...una vez (aunque había pedido cita casi un mes antes), me depiló con las tiras del Mercadona, porqué se había quedado sin cera!! Y bien que me lo hizo pagar como si fuera una depilación como otras!! Encima teniendo programadas las citas ¿no sabía gestionar el material que necesitaba? Estoy segura que me depiló con las tiras del Mercadona, porqué era yo, porqué teníamos confianza...OJO, para mi tener confianza no es aprovecharse de la gente, además con todo su morro me cobró el servicio...Al principio después de cada depilación me ponía crema o aceites para que se despegara la posible cera que se había quedado y para hidratar la piel, en los últimos tiempo ni eso, tanto que un trozo de cera (era verano), que se había quedado en la parte posterior de mi pierna, manchó el sillón de mi coche!! Que claramente me ha sido imposible de quitar!! Como esa muchas más cosas, pero bueno creo que sea suficiente para que entiendas porqué YO como TU, he decidido no volver nunca más y ella no sabrá nunca por qué!
    Gracias por compartir tus experiencias, la verdad que a veces me alegra saber que no solo a mi me pasan estas cosas!! Un besote mi bella niña, feliz fin de semana
    Hablamos!!

    ResponderEliminar
  12. No sabes cuánto me ha gustado el post. Creo que el respeto es lo primero. Igual que nosotras entramos en una tienda y damos los buenos días, también merecemos que nos respondan con una sonrisa. Yo siempre he pensado: "la chica tiene que estar cansadísima porque lleva ahí toda la mañana y claro, yo llego ahora y le pido tal cosa, es normal que me trate mal". Pero un día ya me autoanalicé y me di cuenta de que yo también trabajo y tengo que aguantar muchas cosas y, lo más importante, no la pago con las personas con las que trabajo o vienen a pedirme algo. La verdad es que, a pesar de que la mayoría pueden estar felices por estar empleadas, están muy cansadas y desmotivadas por las condiciones laborales. En cambio, ocurre en todo comercio y demás profesiones.

    Me cuesta mucho confiar en una peluquera porque tengo muchas experiencias en las que me he sentido engañada. No les exijo nada, soy amable, me adapto a sus horarios, si me dejan esperando media hora (aunque lleve mi cita) las espero... lo que te quiero decir, es que intento ser una clienta que moleste poco. Es más, algunas te intentan tratar como si ellas fueran las esclavas y eso es algo que no consiento porque todas somos iguales. Como cuando vas a la peluquería y te acercan un banquito para poner los pies en el lavacabezas. Prefiero ponerlo yo, porque, al no ser anciana, tengo movilidad por mí misma y no me gusta ese tipo de trato. Las dos somos personas y ella es una trabajadora, no una esclava.

    Luego llega el tema de cómo hacen que te lleves lo que no necesitas. A veces creo que es que me engañan porque tienen que vender el producto y otras veces llego a pensar que no son tan competentes como creo y que en verdad no saben qué productos van bien. Tengo la experiencia de una mascarilla para el pelo muy untuosa y el caso es que, aún siendo buen producto, mi pelo no lo tolera por las características que tiene. La peluquera lo sabe porque llevo años con ella. Pero hizo que me lo llevara y siempre intenta venderme y hasta me he sentido a veces obligada a comprar.

    ResponderEliminar
  13. Eso de que te miran de arriba a abajo es algo que a mí tampoco me gusta. Te miran de arriba abajo, de reojo, hablas de algo con la peluquera que te está peinando y la compañera que está en la otra punta te mira de reojo... me siento violenta e incómoda. La miras tú y le sonríes (porque la educación y la amabilidad por encima de todo) y te sonríe también o no cambia la expresión y te mira con cara de... está mal que lo diga, pero parece asco. Eso me ha pasado hace poco en una peluquería a la que nunca había ido y no pienso volver.

    Hace poco también he estado haciéndome las cejas con otra chica, porque la que me las hace siempre no estaba disponible. Pues bien, intentó hacerme darme cuenta de que tenía la piel hecha polvo (la respeté muchísimo y no era precisamente un símbolo de belleza, ¿por qué ella no tuvo la misma consideración conmigo?) y que tenía que hacerme todos sus tratamientos en cabina. Y que, por supuesto, me iba a cambiar toda la rutina de belleza: tenía que deshacerme de todos mis productos y comprar los suyos, porque llevaban una semana usándolos y eran maravillosos. ¿Y los que usaban antes que otras clientas ya tenían no eran buenos? Eso me pasa en casi todos los salones que piso, siempre quieren cambiarme la rutina entera. Y, sinceramente, no lo veo bien porque les resta credibilidad. Podrían aconsejarte un producto y, si te va bien, tú sola vas a acabar comprándolos.

    También me sucedió con otro sitio distinto haciéndome las cejas. La verdad es que el diseño de cejas fue un regalo. El caso es que se me quitaron las ganas de volver, porque la chica intentó venderme toda la tienda, sin exagerar. Me sentía obligada a comprar sí o sí. De repente, me vi rodeado por todas las dependientas (no había clientes ese día) y era yo en el centro, con los productos que quería que me llevara. Super violento a más no poder. Y a la hora de pagar, todas las dependientas fueron conmigo a la caja y la que me cobró me tiró cuatro muestras iguales en la bolsa, de las que nadie quiere (no se las pedí) y dijo ahí las llevas, con unos aires... En plan, ea, la venta efectuada. Me sentí fatal... de verdad. Me sentí muy tonta y engañada.

    ResponderEliminar
  14. En cuanto al trato cuando se entra en una tienda, valoro que me digan que si necesito algo allí están. Pero nada más que me digan: "¿En qué te puedo ayudar?". No quiero decir directamente: "quiero una barra de labios", porque a lo mejor me apetece ver otras cosas antes y no quiero entretenerme con ella viendo colores. Lo que ocurre es que a ellas les exigen que hagan eso y no tienen culpa.
    Evidentemente lo bueno ya se sabe pero también hay que destacarlo. He dado con sitios, aunque pocos, que me hacen volver. Hay chicas que son muy pero que muy agradables, que te aconsejan solo y exclusivamente lo que creen que te puede ir bien y que, si tienen muestras, te dicen: pruébalo y si te gusta, te lo compras. Eso crea un vínculo, una complicidad entre ambas que hace que confíes en ella. Y desde luego que vuelvo una y otra vez. Hasta a veces voy por el simple hecho de saludarlas porque me tratan de maravilla.

    Me he extendido demasiado. ¡Lo siento! besos

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que algo así nos ha pasado a todos... Sobre todo lo que de que te metan un producto por los ojos aunque no sea lo que estás buscando. Eso me saca de mis casillas y no suelo ser demasiado exigente, tampoco. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  16. Me encantó el post, creo que a todos aunque sea una de estas situaciones nos ha sucedido. No se allí, pero acá en Argentina el gran problema es que las vendedoras de cosmética (empleadas de los comercios, no las dueñas) toman el trabajo como algo más, entonces no se esfuerzan o preocupan en aprender sobre lo que venden, todo es genial asu criterio, todos los productos son buenos y te van a servir, y cuando recién empezaron a llegar al país les pregunté por BB Creams y me miraban con cara de "esta esta hablando de marcianos??".... sin palabras.
    Besoss

    ResponderEliminar
  17. Que buen post Gladys...me ha encantado!! En general, creo que todas hemos tenido decepciones al comprar tanto físicamente como on-line. Por el contrario también puedo decir que me he encontrado establecimientos en los que me han tratado bien no, mejor. Para estar delante del público e intentar vender, lo digo por experiencia propia, debes tener mucha psicología y empatía, saber ponerte en el lugar del otro...y mucha mano izquierda para torear a algunos clientes que también tienen lo suyo...besotes reina!!

    ResponderEliminar
  18. Yo también he tenido experiencias parecidas. Cuando entro a una tienda siempre saludo a las dependientas, y luego me voy fijando en los stands buscando lo que quiero, o mirando novedades sin más. No me gusta que me atosiguen las dependientas, prefiero pedirles ayuda si la necesito.

    ResponderEliminar
  19. Vaya con alguna gente, hay que ver. Para maquillaje también tengo experiencias de estas desagradables. Pero de todo lo malo sale algo positivo, como por ejemplo la experiencia que ganamos y lo que aprendemos. Por ejemplo, la última vez que fui a Sephora me lo combiné con el trabajo para ir por la mañana, para tener más espacio y tranquilidad. Incluso en esa situación donde se puede tratar al cliente con atención y dedicación me encontré con algunas diferencias entre trabajadora y trabajadora. Nadie me faltó al respeto, ni mucho menos. Pero yo tenía mi lista con mi presupuesto y terminé no comprando un stain de YSL (y otras cosas^^) porque no me convencía ninguno (y no había ninguna chica en esa parte para aconsejar o hacerme decidir, jeje), y en cambio me compré una base que no tenía pensado en MUFE sólo porque la chica de ahí me preguntó por mis hábitos de maquillaje, me la probó y me aconsejó muy acertadamente que "un buen lienzo marca la diferencia aunque vayamos sin nada más, de nada sirve un smoky eye perfecto si la atención se desvía a las rojeces o pigmentación desigual". Y como me encontró un tono perfecto y el acabado era precioso, me llevé esa Face&Body, aunque yo le había preguntado inicialmente por los coloretes nuevos en crema XD. Otra persona me habría atosigado para que comprara un colorete, pero la chica me aconsejó lo que más me convenía según mis preferencias y gustos. Estuvimos hablando largo y tendido, y ella me iba dando consejos varios. Con un trato así, ya sé que cuando la vea otra vez voy a ir para que me aconseje, y seguramente compre yo algo más.

    ResponderEliminar
  20. Me encanta tu Blog, sin dudas uno de los mejores.

    Cada cosa que dijiste en esta entrada es cierta.

    Esto también les sirve a los comerciantes, a ver si así aprenden a atender como es debido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Hola Gladys: has resumido a la perfección cuando yo dejo de comprar en un determinado establecimiento. No sólo es una deficiente atención sino la falta de interés del vendedor o la falta de preparación del mismo cuando le preguntas alguna característica del producto. Cuando voy a comprar una crema suelo preguntar bastante porque le tengo alergia a muchos componentes y generalmente las vendedoras no tienen ni idea e intentan venderme otras marcas que ya sé que no van con mi piel... cuando voy a una tienda busco ante todo:profesionalidad, buen trato y educación... y si es posible que me atienda con una sonrisa... creo que no pido demasiado. Lo de las peluquerías es un tema aparte... no me fío ya de ninguna peluquera...

    ResponderEliminar
  22. Hola Gladys, creo que tu post abre muchas "heridas"....no puedo estar mas de acuerdo en todo lo que cuentas; creo que las tiendas hoy en día no se dan cuenta de que la competencia es muy muy dura y de que los tiempos no están para desperdiciar clientes. Mi última experiencia ha sido en la peluquería a la que llevo yendo años, igual que tu. Soy un poco despistada con el tema del dinero y de cuanto pago cuando voy, pero una amiga me advirtió de que, cada vez que íbamos nos cobraba una cosa diferente...y así fue. Medida: sólo he vuelto para la depilación porque la chica es de mi confianza desde hace 15 años, pero para el resto ya no me ven el pelo.

    Un besote
    nata
    natalialuzentupelo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  23. Hola guapa!!
    Qué buenisima entrada, cuanta razon tienes en todo... y me has hecho recordar una anecdota que me pasó al entrar a una perfumeria muy famosa en mi ciudad, donde trabajaban dos chicas que bajo mi punto de vista aparte de no entender mucho sobre su profesion, ir pintadas como puertas e ir apestando a perfume (se lo echaban a litros en serio) tenian la educacion en la planta de los pies...
    Iba a la tienda porque tenia una gran variedad de marcas y solian sacar ofertas muy buenas, aunque ver a este par me alteraba... una mañana entro porque tenia que reponer dos productos, ademas queria mirar la nueva coleccion de una marca... no recuerdo exactamente lo que era pero mas o menos tres cosas que saldrian por unos 50 euros. El caso es que estan hablando y riendo, cuando entro me miran, digo buenos dias y siguen hablando, ni me contestaron...
    Me pongo a mirar por allí y siguen hablando de su fin de semana... desde donde estoy y como no encontraba un producto digo "perdonad no teneis X" una se digna a mirarme y me dice despectivamente "si no está en la estantería..."
    Ahí es cuando pienso "la has pifiado guapita", total como llevaba una cestita le eché tres o cuatro cosas las mas caras que vi por allí cerca y me voy a que me cobren...
    La mirada de una de ellas cuando le puse las cosas en el mostrador era un poema, le faltó relamerse del gusto, jajaja. Y cuando me dijo el precio parecía que iba a hiperventilar... pero entonces le dije: "mira, todo esto es lo que me hubiera gastado en la tienda si tu compañera y tu me hubierais tratado bien, por maleducadas os quedais con ellas que me voy a gastar ese dinero a la competencia, que paseis un buen dia"
    Sé que lo hice con muy mala leche, pero me quedé más a gusto que un arbusto. Anda que no he estado frente al público y en dias "malos" pero me lo tragaba e intentaba siempre atender al cliente como se merece... así que como cliente tambien espero que me traten a mi bien, es lo mínimo.
    Besines (jo, que rollo te he soltado, no?)

    ResponderEliminar
  24. Madre mía... me siento reflejada! Desde mirarme de arriba abajo y hacerme sentir mal, no darme muestras, si pido alguna (para probar el producto antes de gastarme 60 euros) hacerse los remolones y darme una o decirme que no tienen pero de nada... vender de mala gana y lo de la peluquería, algo parecido me pasó a mi. Después de 3-4 años e ir mensualmente, comprar cosas varias y hacerme la depilación tambn ahí, dejé de ir de un día a otro. Por un mal trato que no me pareció correcto. BSS!

    ResponderEliminar
  25. Muy buena entrada, yo creo que a todas algo parecido nos ha pasado. a mi no me gusta que me atosiguen ya que me cuesta mucho decidirme y si están encima peor...
    Un besito

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que si que has reflejado algo que nos ha pasado a todas: el desprecio visual, el juzgar a alguien por su aspecto....yo creo que nos ha pasado a todas. Discrepo un poco en la primera anécdota...yo entiendo perfectamente que en las agendas de los comercios el decir "voy a teñir y peinar" de " quiero teñir, mechas y peinar" les desbarate el plan y no le siente bien, pues todo lleva una planificación, su trabajo son horas y lo que te dedican a ti de mas, de extra, es algo que deben quitar a alguien que se ha molestado en coger hora o extender su horario laboral, que es lo que generalmente se hace. De hecho, veo de cortesía que te realizaran el tratamiento aún no estuvieras citada para él. Cierto que las formas quizá no fueron las adecuadas pero todos tenemos días peores, y sobre todo cuando estamos de cara al público y tenemos que salvar la papeleta.
    Tolerancia please....
    Un besote wapa

    ResponderEliminar
  27. Estoy segura que a todas nos ha pasado, para mi la atención es muy importante, no soy de la que monta pollos, sencillamente me callo y o vuelvo, quizás lo haga mal, no lo sé, pero entiendo que cada uno lo hace según su criterio sino es de mi gusto lo mejor es que no vuelva asi que ahorrare muchos disgutsos.

    Un post muy interesante. besos

    ResponderEliminar
  28. OLE OLE Y OLE muy bien el post Gladys, hay mucha gente qué no sabe tratar con los clientes, y por eso los pierden... Es qué yo creo qué hay algo super importante, y es "saber tratar a las personas", y no todo el mundo sabe. Creo que hay que tratar a los demás como te gustaría qué te tratasen a tí: lo que has contado de la peluquería es un perfecto ejemplo; y claro qué la cosa cambia como lo hubieras dicho tú a cómo te lo dijo ella... Ante todo buenos modales y educación, y eso de mirar de arriba a bajo sin palabras... Muchas tiendas lo hacen y se me quitan las ganas de volver, es más no vuelvo... Sí supieran lo importante qué es una sonrisa, una palabra amable, ser agradecido. GRAN POST PRECIOSA
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  29. Bufff a mi me han pasado muchas de las cosas que cuentas, pero lo q más recuerdo cuando fui a comprarme mi primer coche con veinte añitos, sola sin ningun hombre, casi no me daban ni las buenas tardes. Solo un concesioinario me hizo caso, y alli me lo compré :-)

    ResponderEliminar
  30. Jamia, mas razón que una santa¡
    Lástima que por un oido les entra y por otro les sale¡
    Y lo mismo puede aplicarse a otros negocios en que la atención al cliente es esencial, comp restarurantes y bares.

    ResponderEliminar
  31. Pues mira, Gladys, yo sí le habría dicho a la peluquera las razones por las que no iba a volver allí. Se las hubiera dado en el momento, muy claritas y sin susurros, qué lo escuchara quién estuviera allí, de la misma manera que ella no se había cortado en hablarme en ese tono. Tal vez peque de excesivamente asertiva, pero siempre he sido así. Me ha hecho mucha gracia lo de las muestras, jajaja es verdad que hay sitios donde no tienen ni idea del poder que tiene una muestra para atraer un nuevo cliente o fidelizar a otro. Qué al fin y al cabo es su cometido. Enhorabuena por el Post, está teniendo un exitazo ;))) Un besito, buen finde y compra una katana ya verás como nada de esto te vuelve a pasar Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué harta estoy de que el texto predictivo le ponga tildes a "que" que no la llevan, Sorry.

      Eliminar
  32. Ostras lo de decirle a alguien que tiene la piel o el pelo muy mal me parece terrible, nunca me ha pasado, qué clase de técnica es esa? vender insultando jaja, creo que me echaría a reír
    Respecto a lo de entrar en una perfumería y que la dependienta pase, sí me ha pasado y algunas veces parece que les molesta que les preguntes algo, suerte que es su trabajo, por supuesto no siempre es así y hay dependientas encantadoras pero bueno...supongo que ellas/os podrán decir lo mismo de los clientes habrá de todo. Pero desde luego hay sitios en los que no se cuida la atención al cliente y es una pena...

    ResponderEliminar
  33. totalmente de acuerdo contigo, si no cuidas al cliente se irá corriendo a otra de las millones de empresas que tenemos a nuestra disposición. es así, así que deberían pensarlo un poco más. A mi con una peluquera me pasó de pedirla unas mechas castañas oscuras y terminar con el pelo rubio. Yo con las cejas negras negrísimas que tengo... vamos, que no he vuelto a ir y ese mismo día me teñí yo solita en casa para quitarme el estropicio...

    ResponderEliminar
  34. Tienes muchisima razon.
    Yo iba a una peluqueria desde siempre con mi madre y un día me tenían que cortar el pelo y pasaron 3peluqueras y con decirte que me seco el pelo antes de que me lo empezaran a cortar ya que todas tenían que hacer algo.
    Para mi que compre en una tienda depende de si no me engañan, como dices tu lo del desmaquillante es solo una anecdota pero realmente el cliente se siente muchisimas veces asi

    ResponderEliminar
  35. Yo normalmente procuro evitar a los dependientes. Si puedo yo sola buscar y escoger, pues mejor para mí, porque sinceramente (y lo digo con la mano en el corazón, que yo he trabajado en tienda y he visto como se trabaja) hay muuuuchas dependientas que no tienen ni idea, y que lo que te van a aconsejar es lo que les toca vender esa semana. Porque aunque no vayan a comisión en sí, sí que tienen que cumplir un cupo diario, semanal o mensual, y en tiendas donde haya muchas marcas, las marcas pagan a las tiendas porque "tal semana se venda más el producto X". Y presionan a los empleados para que vendan ese producto y no otro.

    ¿Y sobre ropa? Puffff amigas a las que les dicen "no cabes en la ropa de nuestra marca" y cosas así, las he visto demasiado.

    Un beso Gladys!

    ResponderEliminar
  36. Me siento muy identificada,tengo experiencias muy parecidas !!,

    ResponderEliminar
  37. ¡Cuánta razón! Por eso hago principalmente las compras por internet.

    Un beso

    ResponderEliminar
  38. Tienes muchisima razón y me ha encantado el post por tu sinceridad!!besos

    ResponderEliminar
  39. Ufff Gladys, no sabes como me he sentido de identificada hoy con tu entrada. Lo que mas me fastidia es cuando buscas atención personalizada y la experta en cosmética por ejemplo sabe menos de lo que yo había olvidado sobre los productos que quiero comprar. Muaaak.

    ResponderEliminar
  40. De acuerdo totalmente contigo. Es una pena, pero hay gente que le cuesta hasta sonreir, como para esperar que te atiendan bien... Y muchas empresas no cuidan el detalle y el buen trato (qué menos), por lo que tampoco se preocupan demasiado de que sus empleados sean no sólo competentes en su campo (que esa es otra...) sino que sean mínimamente amables, que nadie espera que le extiendan una alfombra roja cuando entra en ningún sitio, jaja.
    A mi también me ha pasado un poco de todo, pero por educación te callas y "tragas" con la situación.
    Besos!

    ResponderEliminar
  41. no sabes como te entiendo gladys... mira que yo compro en bastantes tiendas físicas de las que soy fiel clienta, pero he pasado mucho tiempo evitandolas por temas como este.
    en temas peluqueriles como el tuyo... yo tenía mechas rubias y pregunte por una permanente de medios y puntas y sali casí siendo un híbrido de perro de aguas y agua oxigenada que tarde una eternidad en sanear... vamos un horror. Hasta que di con mi actual peluquero lloraba de pensar en pisar una peluquería, después de dar con una que me entendía y no poder citarme con ella por problemas de horarios...
    El tema de perder clientes en stand como leí arriba a más de una persona, yo fui clienta muy fiel de mac durante 7 años y a día de hoy no piso el stand de oviedo, por supuesto que al tener descuento PRO no me renta, pero ni para una triste colección ni para una pregunta si esta la persona con la que tube que frenar, y aunque vaya a saludar a las demás, ni un euro me gasto.
    En la store de Santander y Bilbao por el contrarío me han atendido de lujazo.
    Es una pena que haya que ver cosas de este estilo.
    Un besazo enorme

    ResponderEliminar
  42. Pues si las expriencias asi son muy malas, pero mira de estas cosas aprendemos, y el tema online es ta muy en auge, yo tengo una shop online e intento ser clara y ofrecer un buen servicio que es lo que importa.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  43. Cuánta verdad hay en tus palabras. Yo una de las cosas que más rabia me da es que me traten como su fuera una niña porque, aunque tengo 31 años, mi aspecto me hace parecer mucho mas joven. Además, me sabe aun pero porque si fuera el caso de que yo fuera una chica más joven, tampoco eso significa que sea tonta, fácilmente engañable y que me vaya a dejar engañar por los camelos de turno.

    Lo malo es que yo no soy de quejarme porque me da bastante apuro. Si en una tienda me tratan mal no vuelvo nunca más y punto, pero no soy capaz de montarles una bronca en público, que creo que es lo que realmente les duele. Eso sí, también correspondo a quien me trata bien y hay tiendas en las que repito aunque me salgan los productos algo más caros sólo por comprar en un establecimiento donde se me valora.

    La peor experiencia de mi vida la tuve un día que acompañé a mi madre a un corner del CI que me encantaba y donde tuvimos la mala suerte de que una dependienta muy desagradable (y muy mal maquillada, ya de paso) nos pillara por banda. El caso es que sólo ibámos a por una máscara de pestañas y así de claro se lo dijimos. Sin embargo, ella se empeñó en maquillar a mi madre sólo para después insistir en que se llevara algún producto más. El colmo fue cuando le dijo "pero mira qué guapa te he dejado, cómo que no te vas a llevar nada??". Sin comentarios

    Y en el CI, la verdad, he sufrido unas cuantas de esas, o de dependientas que charlan entre ellas y pasan de ti, o que te miran como si no pudieras costearte ni uno sólo de sus productos...

    En fin., que me siento identificada con muchas de las cosas que dices. :)

    Un beso, guapa, y gracias por darnos la oportunidad de desfogarnos

    ResponderEliminar
  44. Sin duda, creo que cosas de ese tipo nos han pasado a todas. Es una lástima y lo peor es que no son conscientes de lo mucho que se pierde, no se dan cuenta de que si una empresa existe es porque tiene clientes.
    Yo creo que las peores experiencias las he tenido en la peluqueria, pero la verdad, prefiero olvidarlo!
    Gracias por el post

    ResponderEliminar
  45. La verdad es que me pasó algo parecido en una peluquería. Me da una rabia ese tipo de actitudes. Si ya has decidido hacerlo para qué hacerte sentir mal? Hiciste bien no volviendo. Con las tiendas no he tenido problemas en general. Ja ja cuando voy de compras suelo ir en chándal y coleta, que el resto de la semana ya me harto de arreglarme. Recuerdo una vez que fui a comprar una crema para mi madre en el stand de La Mer del CI de Serrano, y la dependienta medio me ignoró y atendió antes a dos personas, y por no discutir me callé, total era domingo y no tenía prisa, y hasta me resultó gracioso. Ellas iban divinas de la muerte, debían ajustarse a su estereotipo de compradora. La primera no compró, y la segunda era para pedir muestras... La del chándal (yo) fui la que compré. Algunas vendedoras de determinadas marcas y tiendas tienen muchos prejuicios.

    Besos

    ResponderEliminar
  46. Estamos poniéndonos al día con algunos de tus posts y en este hemos tenido que comentar pero vaya rapidísimas, justo hace poco fuimos al corte inglés, nosotras usamos mucho las pestañas demi wispies de Ardell, pero hace poco las compramos alli solo mirando el modelo y al llegar a casa eran fatales fatales, nada que ver con el modelo original, todos los pelitos iguales de tamaño, sin entrecruzar, plasticosas... un rollo vaya. Total que decidimos volver a mirar en el mismo corte ingle´s por si había sido una mala tirada, y cuando estábamos allí mirándolas una dependienta mayor, al lado nuestra como un general del ejército mirandonos y escuchando lo que hablábamos e incomodando, a lo que llegó otra y nos dijo al ver que habíamos cogido varias cajas para compararlas que todas eran iguales ¬¬ cosa que era mentira algunas vienen peor cortadas y qué coñ*, que podemos mirar y remirar lo que queramos verdad?
    Pues pasamos de ellas por lo mal que nos sentó y allí seguimos, ahora que estuvimos a nada de nada de coger y dejarla allí por estúpida y desagradables a las dos.
    De hecho si me vuelve a pasar lo haré, y se quedarán allí con sus pestañas.
    Cuánta cosa que hay, de verdad que vaya cosas esto de ls dependientes.

    ResponderEliminar
  47. totalmente de acuerdo contigo, no tengo nada que añadir y la verdad que al leer el post me he sentido muy identificada y son cosas que en mi casa comentamos muchísimas veces y yo como persona que he trabajado y que trabajo esporádicamente de cara al público intento tratar al cliente como a mí me gusta que me traten siendo amable sin ser pelota y sobre todo con educación pero se ve que hay empresas que eso no lo valoran y a la larga verán los resultados.

    como ves ya estoy por aquí, soy del blog tentación makeup y al igual que tú me quedo por aquí

    ResponderEliminar
  48. Gladys que buen post . El tema peluqueras lo llevo fatal mi peluquera esta en usa y la ultima que probe me quemo el pelo asi que llevo 2 años que yo misma me corto las puntas por temor de buscar una peluquería en condiciones
    En tiendas fisicas el noche buena tuve una experiencia penosa en bimba & lola terrible, lleve el coche al taller y no iba muy arreglada vaqueros deportivas y sudadera y en la mano mi movil y mi monedero de bimba y lola, como la tienda estaba petada de gente y todo muy revuelto entre y sali . Cuando me iba la dependienta salio tras de mi y mi paro por que creia robe mi cartera que ni siquiera era de esa temporada. Y cuando la señorita vio que no era roba ni siquiera me pedio perdon yo me quede en blanco ante la situación.
    Mi unica salida fue quejarme en su pagina de face por la dependienta de almeria

    ResponderEliminar
  49. Y no se te ocurra pasar a una perfumería de casual y con mochila.... eso ya es acoso y derribo. Muy buen post, de acuerdo al 100%

    ResponderEliminar
  50. De acuerdo en todo Gladys, como cliente me han pasado muchas de estas cosas. Antes de tener mi tienda de complementos, fui durante 10 años encargada de tienda en una cadena alemana, y con ellos aprendí a cuidar del cliente. Realmente tenían normas para todo y a veces parecían exageradas. Pero realmente saben lo que es la buena atención y el cuidado del cliente, cosa que yo sigo haciendo ahora en mi tienda. La gente valora la buena atención, el buen humor y las buenas formas, que no la menosprecies y que seas sincera, puedes hacer una venta mintiendole al cliente, pero seguro que no volverá. No puedes subestimar al cliente. Esa es mi forma de verlo como cliente y como dueña de mi tienda.

    ResponderEliminar
  51. Completamente de acuerdo con todo lo que has dicho, la verdad a veces cuesta tan poco tratar con respeto a los clientes pero a veces no se tienen en cuenta. En las compras online se cuida al cliente nuevo olvidándose del antiguo que es el realmente fiel, yo así he dejado de comprar en tantas páginas....

    ResponderEliminar

Tus comentarios y aportaciones son bienvenidos y enriquecen este espacio. Sólo te pido de la manera más atenta respeto para este blog, su contenido y sus lectores. Y por favor no aproveches para hacer auto publicidad dejando mil y un enlaces, ni promocionando sorteos, que lo que hacen es atraer Spam. Si me interesa, con gusto te visitaré. Si se considera pertinente, aquellos mensajes de este tipo serán eliminados


Gracias por tu visita!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...